Jiro Ono, el mejor chef de sushi del mundo – Documental

Jiro Ono, el mejor chef de sushi del mundo – Documental

En la imagen, el presidente Obama y el primer ministro de Japón,Shinzo Abe, hablando con el maestro de sushi Jiro Ono, propietario del restaurante Sukiyabashi, en abril de 2014 (fotografía oficial de la Casa Blanca realizada por Pete Souza vía Wikimedia).

Jiro Ono no solo es un sensei (maestro) del sushi, es el mejor chef de sushi del mundo. Hace ocho años, su restaurante, un pequeño local con una barra y 10 asientos ubicado en la estación de metro de Ginza (Tokio), obtuvo el reconocimiento de las 3 estrellas Michelin; una distinción con la que esta guía declara que vale la pena hacer un viaje desde cualquier parte del mundo hasta un restaurante con el fin único de darse un homenaje gastronómico. Ahí es nada. En su restaurante, el Sukibayashi Jiro Honten, se prepara exclusivamente sushi, hay una lista de espera de varios meses, los que visitan su casa pagan gustosamente la (alta) cuantía de la cuenta y, en Japón, está considerado “tesoro nacional”. Vamos a ver por qué.

Jiro Ono, el arte de la excelencia

La máxima simplicidad lleva a la pureza

Hace 5 años, el norteamericano David Gelb se propuso mostrar en un documental la filosofía de trabajo y de vida que hay detrás del reconocimiento unánime a este chef que ya ha cumplido los 90 años. El resultado, titulado Jiro, dreams of sushi (Jiro, sueños de sushi), es una cinta que emociona: va desvelando, sin prisas ni artificios, como sintonizando con el tono y la sobriedad del propio maestro, el universo que configura lo que hoy llamamos “excelencia”; la excelencia como resultado del perfeccionismo y la creatividad, de una búsqueda constante por mejorar día a día lo que otros ya aceptan como perfecto; de la autodisciplina con un nivel de exigencia tal que solo puede provenir de uno mismo, de la pasión absoluta por un oficio cuando este es vocacional y se ha nacido con un don natural para llevarlo a cabo. En la cinta, el hijo mayor de Jiro Ono lo expresa enumerando las cualidades que aúnan los grandes chefs:

1. Se toman muy en serio su trabajo y lo realizan constantemente al nivel más alto.

2. Aspiran a mejorar continuamente sus habilidades.

3. Son extremadamente exigentes con la limpieza: si el restaurante no se “siente” limpio, la comida no sabrá bien.

4. Impaciencia: son obstinados y esperan que las cosas se hagan a su manera.

5. Pasión:  es el atributo que une a los anteriores y es lo que hace que un chef se convierta en un gran chef.